‘Un incómodo silencio’, reseña de la película estreno en Elekran

Por Jaro Adrianzén


Lo que más atrae de Un incómodo silencio, la primera película del cineasta checo Michal Hogenauer, es el misterio latente en su premisa, compuesta por su puesta en escena y la concepción de sus personajes. Es decir, por la construcción escenográfica de la casa (espacio protagónico en el desarrollo) y el planteamiento maniqueísta y temible de quienes la habitan.


La excepción a la regla es Micha (Eliska Krenková), una joven checa que llega a un país no determinado para trabajar en aquella casa y lidiar con aquellos personajes.


➤Disfruta del trailer aquí: https://www.youtube.com/watch?v=qzXVuqA_0i8


Es una vivienda enorme y moderna. Todos sus interiores están pintados en tonos blancos y grises. La ilumina casi siempre la luz natural, vertida a través de grandes ventanales que trasladan a la interna el frío exterior. En ese entorno, Hogenauer prescinde de cualquier adorno. Sus registros no se detienen en detalles, sino que engrandecen el vacío, el frío y la sensación de que por allí algo pasa o va a pasar y todavía no nos enteramos.


Micha, por supuesto, tampoco tiene idea. Pero sospecha desde su llegada, cuando debe enfrentarse a la dualidad del niño a su cargo: de una inocencia perturbada, de una adultez impostada. Y cuando tiene al frente la rigurosidad atemorizante de los anfitriones para dictar las reglas de convivencia ambos sacados de una película de Lanthimos (sobretodo de las primeras), como apuntó acertadamente David González en una crítica.


➤Mírala hoy mismo aquí. Si todavía no tienes cuenta, puedes registrarte en 3 minutos.


El devenir de Micha se traza como consecuencia de eventos que es preciso no revelar. Todos, sin embargo, son puestos al descubierto cuando una sospecha (el misterio latente de la premisa) se vuelve evidente de repente: como el centenar de sirenas de autos estallando a la par de un momento a otro, o como el sueño interrumpido para presenciar un castigo salvaje. La pérdida involuntaria de la identidad, atenazada por un entorno y unos personajes que obligan a mimetizarse a quien no se adapte.


Silenciosamente, casi sin caer en cuenta.



Un incómodo silencio se estrenó a nivel mundial en la 54° edición del Festival de Karlovy Vary. Su estreno en el Perú llega de forma exclusiva a través de ELEKRAN.


Título internacional: A certain kind of silence