El Día del Trabajo en cinco películas europeas

El 1 de mayo de 1886 se inició la huelga de trabajadores que dejó, entre su legado, dos importantes hechos históricos. El primero fue la jornada laboral de 8 horas y el segundo fueron los mártires de Chicago, quienes, con su muerte, motivaron a sus compañeros del mundo a reclamar sus derechos. Por ello, el cine también tuvo espacio para esta lucha y su representación.


Lima, 30 de abril de 2019 (Por Germán O. Rivera)



La salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon (Francia, 1895), como se llamó la primera película de la historia, es también la primera en mostrar una parte de la vida cotidiana de la clase obrera después de aquella revolución que cambió, en parte, la dura realidad que vivían antes de los mártires de Chicago. En ella, se aprecia cómo los trabajadores terminan su labor y se retiran de la fábrica donde trabajaban transmitiendo una sensación de libertad, algo que en ese momento no estaba pensado, pero que quedaría plasmado de manera histórica.



Con el tiempo más películas aparecieron para retratar al trabajador desde su vida más personal hasta la sociedad en la que se desarrollaban. Por ello, en 1976 aparece una obra monumental de casi cinco horas y media dirigida por el italiano Bernardo Bertolucci y llamada Novecento. La historia cuenta la amistada de Olmo y Alfredo, quienes a pesar de nacer en familias de distintos niveles sociales, establecen un fuerte lazo mientras que la película narra la situación entre los obreros y los terratenientes en la italia de la primera mitad del siglo XX. También se narra la aparición del fascismo financiado por los propietarios de tierras contra el comunismo que avanza mermando su poder tras el final de la primera guerra mundial.



Más tarde, en 1990, Finlandia vería a uno de sus mejores directores realizar una lista de películas centradas en la clase trabajadora. El nombre, Aki Kaurismaki, se presentó de manera definitiva en el cine de realidad obrera con la película La chica de los cerillos. Esta película es parte de de la trilogía del proletariado, siendo la última de esta, también es la que desencadena en un final trágico y sin esperanza para su protagonista, Iris, quién trabaja en una fábrica donde se hacen los cerillos (fósforos). El filme inicia precisamente con el proceso de fabricación de estos productos y continúa narrando la vida de un mujer que la sociedad, su familia y su trabajo dejan sin vida interior a paso de mordidas grandes. Finalmente, ella, en un acto de rebeldía, construye un infeliz camino que va desde usar su sueldo en un vestido de baile y la pérdida de un embarazo no deseado hasta el asesinato de su madre y su padrastro en sus manos. Sin duda, es una película considerada un ícono del cine europeo en materia de la clase trabajadora sin dejar de lado la sutileza y la belleza de planos simples pero contundentes con su mensaje.





El hombre de mármol (Polonia, 1977) es una película dirigida por el polaco Andrzej Wajda, quien reflexiona, utilizando la técnica del flashback, sobre una joven directora quien decide, a toda costa, realizar un documental sobre el estajanovismo polaco centrado en la figura de Birkut, un referente de la lucha obrera bajo la influencia estalinista en la Polonia comunista. La obra tiene la audacia de contar el desarrollo de una película dentro de otra para llegar al mensaje final que es la vida y obra de la clase obrera y el tabú que se vivía sobre la figura ficticia de un hombre revolucionario cuya estatua de mármol desencadena la ambición de la protagonista por narrar su historia.





¡Al fuego los bomberos! (Checoslovaquia, 1967), película del director checo Milos Forman es la última de la lista, la cual maneja el lenguaje de la comedia en la última película que el director realizaría en su país natal. Utilizando por primera vez el color, el filme denuncia la corrupción y la injusticia que sufren los bomberos por parte del régimen comunista y la influencia estalinista que Checoslovaquia acogía en su gobierno. Filmada con los mismos bomberos que se interpretaban a ellos mismos, el largometraje fue censurado, para siempre, después de la invasión soviética de 1968, un año después de su estreno.


Estas fueron 5 películas que representan a los trabajadores más desprotegidos en contextos sociales diferentes, pero que presentan las mismas desventajas que sus personajes deben atravesar. Desde la salida a la fugaz libertad que celebran los trabajadores de la fábrica Lumiere, hasta el trágico desenlace de Iris, existen miles de películas sobre este sector de la sociedad que recontar sería imposible. Sin embargo, cada una de ellas tiene su forma personal de retratar una realidad que hoy recuerda las muertes de Chicago que llevaron a un mejor sistema laboral, el cual ahora celebran.

0 vistas
Suscríbete

© 2020 by SODA FILMS